Un filtro de agua que puede salvar millones de vidas
En Sudáfrica, la diarrea es la tercera causa de muerte en los niños menores de cinco años. Pero es que entre los adultos las estadísticas no son mucho mejores: es la octava causa de mortalidad. El problema del agua en África (y otras zonas poco o nada desarrolladas del mundo), no es sólo que las personas no puedan beber agua para calmar su sed, son todas las enfermedades que aparecen por no disponer de un alcantarillado adecuado o de agua lo suficientemente salubre para cocinar o lavar los alimentos.

Para tratar de solucionar este problema, investigadores de la Universidad de Stellenbosch (Sudáfrica) están trabajando en un nuevo método para limpiar el agua. Se trata de un pequeño filtro con forma de bolsa de té que se puede ajustar al cuello de las botellas. Una solución práctica, de bajo coste y fácil de usar y de llevar a todas partes.

Son más de trescientos millones de personas en África las que pueden beneficiarse de esta innovación. A las que habría que sumar otras tantas en zonas deprimidas de Asia y Latinoamérica. Para toda esa gente, este pequeño invento puede cambiar sus vidas. Y, en algún caso, salvarlas. En muchas partes de África, muchas personas contraen el cólera y, al no tener un sistema inmunológico adecuado debido a que son seropositivos, acaban muriendo. Con este filtro se impediría que el cólera se transmitiera a través del agua.

La bolsa es un filtro que utiliza la nanotecnología para filtrar el agua y dejarla lista para beber. A través de nanofibras, se filtran las bacterias microscópicas. Además, la bolsa contiene carbón activo que elimina productos peligrosos. Según sus creadores es el único filtro en el mundo que es capaz de matar cualquier bacteria. Se calcula que el precio podría ser de dos centavos por litro de agua limpia.

La idea es distribuir estos filtros, en primer lugar, por lugares estratégicos como hospitales y colegios, para después, conseguir que llegue a toda la población. Un pequeño invento que puede salvar millones de vidas.