Un huevo que mide la contaminación
Un sensor con forma de huevo analiza el aire para calcular la contaminación ambiental que le rodea. El objetivo del invento es que cualquier persona puede conocer cuál es la calidad del aire que respira. Aunque tal vez sea mejor desconocer el dato…

Las instituciones públicas colocan sensores para medir la contaminación de las ciudades e informan a los ciudadanos de la contaminación que entra a sus pulmones. Pero sólo pueden ubicar unos cuantos de estos sensores. Se calcula, por ejemplo, que en Estados Unidos hay un medidor de contaminación por cada 1.200 kilómetros cuadrados (en el mejor de los casos).

Así, sería mucho más fiable si se desarrollara una red de sensores de particulares, de muchos ciudadanos. Es lo que permite este original huevo que mide la calidad del aire. El proyecto es de código abierto para que cualquiera puede ayudar a mejorarlo y sus datos convertirán a los usuarios en científicos ambientales y, sin duda, ayudará a éstos, a los verdaderos, a desempeñar mejor su trabajo.

El Air Quality Egg es un sistema sensor que permite a cualquier persona recoger datos muy fiables sobre gases nocivos como el NO2 o las concentraciones carbono cerca de su casa o su lugar de trabajo. El proyecto ha conseguido más del triple de la financiación mínima que requería.

El objetivo final es que cada vez más gente lo use y se cree, de este modo, una red internacional de datos sobre concentraciones de la contaminación en el aire, gases como el óxido nitroso (que daña la capa de ozono) o las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, principal causante del cambio climático. También se pude medir el ozono (O3), otros compuestos orgánicos volátiles, la radiación y las partículas contaminantes.

Los datos que recoge el sensor se envían inmediatamente al servicio de datos Pachube, desde el que se pueden consultar los datos atmosféricos locales, crear tuits para informar de la contaminación de la zona o, incluso, crear alertas a través de SMS en casos extremos.

Todo el sistema se puede adquirir totalmente montado por 100 dólares o, por partes que se deben montar, por 70 dólares.