Un jardín original con objetos reciclados
El reciclaje no sólo es un gesto eco-amigable y una manera de ahorrar un buen dinero en el hogar. A la hora de ponernos a inventar nuevos usos de objetos de lo más diferentes, las ideas creativas pueden ser auténticas genialidades, que resulten útiles y decorativas o sencillamente embellezcan y pongan una nota de color y originalidad a nuestro balcón, terraza o jardín.

De hecho, los jardines son espacios que invitan a disfrutar con la vista, ya sea en soledad, alimentando mente y alma o también para compartir y mostrar a los demás lo hermoso que tenemos ese pequeño y a la vez gran espacio que tanto nos inspira, lleno de vida.

Macetas y jardineras originales

Las macetas convencionales palidecerán de envidia cuando echen un vistazo a su alrededor y vean esas viejas maletas, cafeteras, cacerolas, botas de agua o chirucas que han encontrado su lugar entre plantas, hasta arriba de tierra y derrochando alegría, con plantas floridas, dando un toque diferente, tan divertido como decorativo. Se pueden conseguir rincones realmente preciosos si sabemos combinar elementos, sin sobrecargar, con estilo y buen gusto.

Un jardín original con objetos reciclados
Las botellas de plástico son grandes protagonistas en los jardines que hacen uso de materiales reciclados. Bien usadas como semilleros o como macetitas colgantes, o para crear un jardín vertical, en cuyo caso necesitaremos una buena cantidad de botellas.

Incluso es posible montar un sistema hidropónico, si bien para ello necesitaremos tener unos mínimos conocimientos sobre la hidroponía y bastante maña, pero hay que reconocer que, si el resultado va a ser como el de la imagen superior, bien vale la pena intentarlo para poder tener nuestro propio huerto hidropónico.

O, por ejemplo, puestos a hacer bricolaje, las botellas de cristal son un auténtico filón para conseguir pequeñas macetas en las que cultivar sin tierra. El principio es el mismo que el del cultivo hidropónico. Básicamente, La idea es similar a aquel juego de infancia que consistía en colocar una patata o boniato en un vaso de agua, sujetándola con palillos para que las raíces pudieran acceder a ella.

Un jardín original con objetos reciclados
Conseguiremos hacer esos recipientes o macetas hidropónicas cortando las botellas por la mitad (hay herramientas para hacerlo, por seguridad no lo intentes sin ellas) y colocando la planta en la parte superior, encajada con la base, desde la que chupará el agua a través de las mismas raíces. El resultado es muy decorativo, y también podemos hacerlo con botellas de plástico, aunque no quedan tan bien.

Mobiliario y esculturas

En un jardín cabe casi cualquier cosa (puertas, muebles, bicicletas, pianos y hasta coches sobre los que puede crecer precioso el musgo, la hierba o trepar las enredaderas), siempre que lo hagamos con estilo y siendo originales conseguiremos ese efecto decorativo que buscábamos. La diferencia entre un reciclaje vulgar y otro que gusta, encanta y enamora no es otro que ese gusto por los detalles que hace una gran diferencia.

Un jardín original con objetos reciclados
Con latas vacías colgadas en posición horizontal podemos hacer alpisteros curiosos, y muy útiles, pero si ademas los pintamos de colores o los forramos con papel de regalo, pongamor por caso, y los colgamos con una cintas o retales coloridos, el resultado será espectacular. Y, del mismo modo, con otros objetos colocados estratégicamente, será fácil construir nidos o refugios para atraer biodiversidad a nuestro jardín.

Por último, los neumáticos son otra increíble materia prima para nuestro jardín. Nos sirven para hacer un columpio, una maceta gigantesca y un conjunto de ellas, o para dar una nota de color al mobiliario de jardín, para el que también sería interesante usar palets. De nuevo, como puede verse en las imágenes, pnintarlas con gusto y sin miedo logra grandes cosas.