Un león ahorcado, la última víctima del ‘zoo de la muerte’
El zoológico de Surabaya, en Indonesia, es conocido como el zoo de la muerte o de los horrores, para el caso lo mismo. Visitarlo es puro masoquismo. No deja de causar infinito pasmo por las terribles condiciones en las que están muchos de sus animales: jaulas e instalaciones en general sucias, casi derruidas, felinos o paquidermos que son puro hueso con pellejo, auténticos espectros… Sin ir más lejos, esta misma semana se ha encontrado a uno de sus leones ahorcado dentro de su jaula.

Desde hace unos años, el zoo es noticia habitual por sucesos bien feos. Además del inconcebible estado de sus inquilinos forzosos, en él puede suceder casi cualquier cosa, por ejemplo, perderse animales de forma tan extraña como sospechosa, como con la desaparición de tres dragones de Komodo.

Entre otras locuras, encontraron veinte kilos de plástico en dentro del cuerpo de una jirafa fallecida, alimentaron animales con carne mezclada con desinfectantes o, de nuevo, esta última hora, la noticia de un rey de la selva caído en desgracia.

Podrían cerrarlo

El trágico e insólito final de Michael, encontrado en su jaula estrangulado con unos cables de acero, está siendo investigado por la policía, junto a otras muertes, como la de un ñu que falleció poco antes por un problema estomacal, si bien el zoológico dijo que el clima húmedo fue la causa de su muerte.

Un león ahorcado, la última víctima del ‘zoo de la muerte’
Entre julio y septiembre del año pasado murieron 43 animales, un botón de muestra que ilustra perfectamente el historial de muertes que arrastra este zoo, cuyos responsables niegan cualquier acusación de negligencia. En concreto, con respecto al león aseguran que fue un accidente. En caso de cierre del zoo, otros centros ya han ofrecido sus instalaciones para acoger a los animales.