Un niño recoge huevos de una de las serpientes más venenosas del mundo
Últimamente, parece que la naturaleza no para de darnos sustos. Y esta vez parece verdad, no un fake. Un niño australiano, de tan sólo tres años de edad, guardó huevos de serpiente en su armario. Kyle Cummings, por suerte, no estuvo en contacto directo con los animales vivos, pues se trataba de la serpiente marrón oriental (Pseudonaja textilis), una de las especies más venenosas del mundo.

Kyle encontró nueve huevos en el jardín de casa, en las afueras de Townsville, Queensland, Australia. No sabía, claro, a qué tipo de animal pertenecían esos huevos y los colocó en un recipiente de plástico. Quería alimentar a las criaturas que salieran de ellos. Por suerte, su madre los encontró antes de que fuera demasiado tarde.

Con todo, siete ya habían eclosionado. Las recién nacidas serpientes estaban atrapadas bajo la tapa del recipiente de plástico. Los otros dos huevos estaban en mal estado y pudriéndose.

La madre llamó a un experto en serpientes, que decidió liberarlas en su hábitat natural. Los colmillos de las pequeñas serpientes sólo tienen, cada más nacer, unos pocos milímetros de largo, así que era poco probable que pudiera romper la piel del niño, pero mejor no comprobarlo. El veneno está tan desarrollado como en una serpiente adulta. Si dicho veneno entra en contacto con el pequeño Kylre, podría haber resultado fatal.

Las mordeduras de serpiente mortales en Australia son habituales

Este tipo de serpiente, de color marrón, como indica su nombre, puede llegar a crecer más de dos metros. Lo habitual es que custodie sus huevos en todo momento, pero no tiene más remedio que alejarse brevemente para alimentarse. Kyle tuvo suerte de no encontrarse con la madre al recoger los huevos.

Las crías de serpiente tenían entre 12 y 15 centímetros de largo y tenían cinco días de vida cuando se las puso en libertad. Estaban algo deshidratadas, pero, por lo demás, en perfecto estado. Australia tiene una media de tres mordeduras de serpiente mortales al año, la mayor parte por esta especie, la serpiente marrón oriental.