Un parque natural sobre la basura de Londres
El ser humano es el único animal de la tierra que produce residuos no biodegradables. Las personas se reúnen a vivir en ciudades. Por tanto, el lugar donde más se aculuman los desechos son las ciudades. Es esencial para un medio ambiente sano y un futuro sostenible, que los ciudadanos reutilicen esos residuos. No se puede acumular más basura en los vertederos.

Cerca de Londres, lo que era un vertedero se ha convertido en una reserva natural. Es el parque natural de Thurrock Thameside, junto al estuario del río Támesis, a las afueras de la capital inglesa. A simple vista, nadie pensaría que debajo de ese espacio natural hay toneladas de basura provenientes de seis ayuntamientos londinenses.

Lo visible son charcas y áreas de hierba y bosque que sirven de hábitat a especies como lechuzas, ratones, liebres, erizos, tritones, víboras, insectos, aves y orquídeas. Alrededor de medio kilómetro cuadrado de naturaleza. Hace años, sólo había gaviotas que rebuscaban comida entre la basura. No sólo eso, la llevaban a otra parte: los vecinos de la zona encontraban restos podridos de materia orgánica en sus jardines.

Este parque natural fue inaugurado oficialmente por el famoso naturalista británico David Attenborough, para quien el parque es un pulmón para los vecinos y un lugar donde observar la naturaleza.

Metano para producir energía

Arriba, se ve un manto de hierba. Debajo de este manto hay una capa que aísla la basura. Entre las dos capas hay tierra y piedra caliza. Bajo la membrana, se produce el gas metano por el proceso de descomposición de la basura. El gas se lleva hasta una central eléctrica, donde se usa para mover turbinas y generar energía.

Un parque natural sobre la basura de Londres
El centro de visitantes se levanta sobre un terreno que se irá hundiendo. Pero esta contingencia está prevista. Mediante un sistema hidráulico se regula la altura del edificio.