Un pingüino robado es recuperado gracias a Google y Facebook
El pingüino alfo (pingüino azul chico) llamado Dirk fue robado en un parque marítimo de Australia. Según la Policía de este país, pudo regresar a casa gracias a los usuarios de Google y Facebook. Esto sí es tecnología ecológica.

Tres jóvenes irrumpieron en un parque llamado Mundo Marino, ubicado en la ciudad de Gold Coast, en el estado australiano de Queensland, y secuestraron al pingüino Dirk, de siete años de edad. Los gamberros escaparon sin que nadie supiera a dónde. Por suerte, Dirk fue recuperado.

El pingüino Dirk fue encontrado dos días después del robo en la costa. Estaba vivo, aunque extenuado. Una pareja que estaba paseando por la playa oyó unos sonidos de lucha. Después, vio aparecer de debajo del agua a un pingüino.

Según parece, un animal, probablemente un tiburón, atacó a Dirk, que tuvo que salir a toda prisa de la costa. Sin embargo, allí le esperaba otra desgracia: un perro que ladraba y le asustaba lo suficiente como para impedir su salida. Dirk estaba entre la espada y la pared.

Los jóvenes que presenciaron la escena decidieron consultar en el buscador Google si había algún anuncio sobre el pingüino desaparecido y descubrieron el que había publicado el parque Mundo Marino. Enseguida se pusieron en contacto con el personal del parque para que los trabajadores fueran hasta allí y el pingüino Dirk, finalmente, pudo ser salvado.

Dirk tenía más importancia de la que pueda parecer. Los pingüinos azules chicos son monógamos: tienen una sola pareja para toda la vida. Al pingüino robado lo esperaba con impaciencia su amiga. Actualmente, Dirk está bien de salud y está contento por haber vuelto a casa.

Pero aún quedaba un cabo por atar. ¿Quiénes habían perpetrado el robo? La acusación del robo del pingüino y penetración ilegal en el parque fue presentada sobre tres jóvenes de entre 18 a 21 años. Y aquí la red también desempeñó un papel esencial. El trío comentó sus correrías en internet y un usuario de Facebook lo comunicó a la Policía.

Los acusados dijeron que perseguían el objetivo de liberar al pingüino para que regresase al océano. Pero olvidaron el hecho de que en la región abundan tiburones. Todavía no está determinado el castigo que se les aplicará. ¿Ecologismo mal entendido o una gamberrada?