Un puente de plástico
Una compañía de Gales ha fabricado y levantado el primer puente europeo fabricado sólo con plástico. Para su fabricación han sido necesarias unas cincuenta toneladas de residuos plásticos. El resultado: un puente de casi 27 metros de largo capaz de soportar el paso de vehículos pesados.

El puente se ha levantado en Peebleshire, Escocia, y ofrece, según sus diseñadores, enormes ventajas respecto a otros puentes de otros materiales: no se oxida, no se tiene que pintar cada cierto tiempo y no necesita de un mantenimiento regular. Además, es totalmente reciclable (en caso que no se quiera usar más).

Según los creadores del puente, buena parte del plástico utilizado en el Reino Unido se arroja a los vertederos o se envía a China, donde se recicla. Pero esto no tiene por qué ocurrir. Con la nueva tecnología, se puede reciclar el plástico y producir materiales de construcción de alta calidad para el mercado europeo. Así lo ha señalado William Mainwaring, cofundador y presidente de Vertech Limited, una de las empresas que ha colaborado en el proyecto y que tiene las patentes para procesar polímeros.

La idea es combinar un puente aplicando estas patentes a los polímeros y la necesidad de bajo mantenimiento que requiere el sector rural en el Reino Unido. Es decir, se usan materiales de ingeniería de alta calidad pero de bajo coste, tanto medioambiental como económico.

En el proyecto han participado también la empresa Dawyck Estates Ltd., la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Cardiff, la compañía diseñadora de puentes Cass Hayward LLP y el Centro de Diseño Avanzado de Materiales de Polímeros (AMIPP, por sus siglas en inglés), de Rutgers University, entre otras.

El material del puente es una combinación de polietileno de alta densidad y polipropileno, obtenido de fuentes como botellas de plástico y residuos de la industria automotriz.

La empresa espera en el futuro usar la misma tecnología para crear planchas de material que puedan sustituir, por ejemplo, a la madera compensada en la industria de la construcción, especialmente en revestimientos exteriores ya que el nuevo material no se degrada con la humedad.