Un ratón virtual podría acabar con la experimentación animal
Los experimentos con animales podrían ser pronto cosa del pasado. Al menos, es lo que cabe esperar de los avances que está realizando el equipo de ingenieros del Human Brain Project (HBP) en el diseño de un ratón virtual, que se pondrá a disposición de los científicos de todo el mundo en cuanto esté finalizado y resulte operativo.

Todavía es pronto para lanzar las campanas al vuelo, es cierto, pero los avances en inteligencia artificial son prometedores en este sentido. De resultar efectivos como herramienta en las pruebas médicas que normalmente se hacen con ratones de laboratorio, salvaría muchas vidas de roedores.

Eso, en una primera instancia, pero aplicando el mismo modelo a otros animales,-e incluso al mismo ser humano, un objetivo complicado pero teóricamente posible que el proyecto persigue como fin último-, se podrían salvar a muchos otros animales que son víctimas de la experimentación.

Experimentar sin crueldad

Por un lado, es obvio, se han logrado avances médicos, pero ha sido a costa de criaturas inocentes que sufren prácticas que a menudo son crueles y dolorosas, y que les cuesta la misma vida las más de las veces. Seguir haciéndolo, pero con animales virtuales, sería todo un logro.

Un ratón virtual podría acabar con la experimentación animal
Para conseguirlo, ingenieros del HBP están dando los primeros pasos hacia la construcción de un ratón virtual mediante la colocación de un modelo informático simplificado del cerebro del ratón, acompañado por un cuerpo que también es virtual, con lo que se logra un ratón completo similar a un roedor real.

En su camino hacia ese cerebro humano virtual, investigadores del Human Brain Project están trabajando en un roedor como paso previo, de menor complejidad, que podría permitir a los científicos realizar sus experimentos sin tener usar ratones.

Un ratón virtual podría acabar con la experimentación animal
En su lugar, un ratón virtual, una réplica computacional exacta del modelo real, en este caso un roedor, está llamado a revolucionar el futuro de la investigación médica, ya que podría trabajarse con la misma o mayor precisión que si se tratase de un ratón real.

Los primeros pasos

Aunque se ha conseguido establecer las bases y empezar a dar forma a ese ratón virtual, todavía hay mucho trabajo por hacer. En este momento, de los 75 millones de neuronas que tienen los ratones, el equipo ha sido capaz de asignar 200.000 neuronas a la estimulación de los puntos correspondientes que se estimularían en su cuerpo.

Ello significa, por ejemplo, que si el razón virtual se toca los bigotes se activarán también las partes correspondientes del cerebro. Hay, por lo tanto, una conexión o interacción entre cerebro y cuerpo, que imita a la realidad. Y, de forma global, obtendrá un modelo realista a partir de la integración de distintos tipos de datos que se estructurarán en capas.

Conforme va avanzándose en el proyecto, más rápido se avanza en la recopilación e introducción de datos biológicos, procedentes del Instituto del Cerebro deallen, en Seattle y de la Red de Investigación den Informática de San Diego, y de hecho se prevé tener lista una primera versión del software este mismo mes de abril.

Un ratón virtual podría acabar con la experimentación animal
La originalidad, y gran diferencia, que representa esta aportación científica responde a la novedad que supone que el cerebro de un ratón simulado se integre dentro de un cuerpo de ratón también simulado, conformando un todo. Por lo tanto, ofrece una visión global integrando datos que buscan formar un modelo cada vez más elaborado y realista. Con el tiempo y los necesarios avances tecnológicos, se podrán hacer réplicas muy realistas de animales y personas. Y, en el camino hacia el éxito, entre otras utilidades, la experimentación animal podría ser barrida de una vez por todas. Sería maravilloso lograrlo.