Un simple paseo por la naturaleza mejora la memoria
Un tranquilo paseo de alrededor de una hora por la naturaleza siempre es enriquecedor para nuestra mente y, de hecho, son muchos los estudios que confirman los beneficios que se obtienen de forma inmediata tras estar en contacto con un entorno verde. Confirmando recientes teorías de psicólogos ambientales estadounidenses, así como de numerosas investigaciones anteriores, el nuevo trabajo de Marc Berman, científico canadiense, profundiza en el modo en el que afecta la naturaleza al cerebro humano.

Ya sea en bici o sobre patines, haciendo footing o caminando, está más que demostrado que rodearnos de verde nos aporta beneficios mentales. Haga frío o calor, esté nublado o salga el sol, no sólo fomenta el aprendizaje y agudiza la concentración y la memoria. Además, aumenta estos efectos en personas deprimidas o con un bajo estado anímico.

Es más, según ha descubierto Berman, científico del Instituto de Investigación Baycrest de Toronto, los beneficios de un paseo de 50 minutos en un entorno natural mejora la memoria alrededor de un 20 por ciento, así como el funcionamiento de los procesos cognitivos en general, incluso si no se ha disfrutado del mismo. Por lo tanto, sorprendentemente, se halló que el estado de ánimo no influía al respecto.

Contrariamente, se halló que un paseo por la ciudad no producía efectos positivos ni en la memoria ni en las habilidades cognitivas a corto plazo. Y la razón es sencilla. Según nos explica Berman, mirar árboles, escuchar el agua, los trinos de los pájaros o el murmullo del viento nos permite relajar la mente, no tener que concentrarnos en exceso, una sensación que suele comportar bienestar.

En una habitación a oscuras, por ejemplo, nos faltan estímulos suaves y atractivos como aquellos, por lo que se produce un aburrimiento que no repara la mente. Tampoco sirve ver la televisión, pues la concentración que exige es excesiva y acaba produciendo agotamiento. Así, el medio ambiente natural es uno de los más eficaces para restaurar y, por lo tanto, mejorar, las capacidades cognitivas.