Un surfero queda inconsciente por el golpe de una ballena
En Australia, no es extraño que se produzcan incidentes con tiburones, especialmente con aficionados al surf a los que no les importa correr riesgos si las olas valen la pena. Pero, en este caso, ha ocurrido un hecho más inusual: el incidente se ha producido con una ballena. Un surfista ha sido golpeado por una ballena jorobada de unos quince metros y ha quedado inconsciente durante unos segundos. El choque se ha producido en una de las playas de Sidney.

La ballena se encontraba nadando a unos 70 metros de la costa cuando se acercó demasiado a uno de los surfistas. A causa del golpe, el surfista perdió el equilibrio y cayó al mar, golpeándose con la tabla. Enseguida otros surfistas fueron a socorrerle y le ayudaron a llegar a la playa.

El surfista accidentado fue reconocido por los socorristas y, después, trasladado a un hospital cercano. Se encontraba en condiciones estables y ya consciente, pero era preferible someterle a un reconocimiento mejor. Uno de los socorristas había visto a la ballena y había pensado que cabía la posibilidad de que se produjera un accidente, como finalmente ocurrió.

Un surfero queda inconsciente por el golpe de una ballena
Casi sin tiempo para que los surfistas pudieran reaccionar, la ballena se acercó a la orilla. Los socorristas llevaron el bote salvavidas a la zona de peligro pidiendo a la gente que se alejara de allí. Pero había demasiada gente que quería curiosear y, finalmente, no se pudo evitar el accidente. Por fortuna, el surfista está bien. Sólo ha sido un pequeño susto y una anécdota para contar durante toda su vida.

La ballena sólo jugueteaba

Cabe señalar que el golpe podría haber sido más grave. El enorme animal golpeó con su cola al surfista y éste tiene lesiones en la espalda, en el cuello y en la cabeza. Uno de los testigos del accidente dijo que la ballena era del tamaño de un autobús. En realidad, parece que simplemente estaban jugando. Pero no es fácil jugar con un animal de varios metros de largo y con una fuerza enorme. Un golpe totalmente fortuito que hizo volar la tabla de surf y al surfista que había encima.