Una ciudad funcionará gracias a las cáscaras de pistacho
La rentabilidad de las cáscaras de pistacho podría llegar a ser incluso mayor que la de los mismos frutos. O acercarse, al menos, y todo porque una empresa de ingeniería ambiental ha decidido darle una salida de lo más ocurrente: satisfacer las necesidades energéticas de una ciudad ecológica que se prevé levantar en Turquía, concretamente en Gaziantep, una región productora de buena parte de las exportaciones de pistacho del país.

El objetivo es sacar partido a las cáscaras de pistacho dándoles un uso energético como materia orgánica que utilizan como biomasa, es decir, como fuente de energía renovable. Se busca obtener biogás a partir de la quema de las mismas, habida cuenta de las muchas toneladas que se desperdiciaban cada año.

Biogás, energía solar y eólica

Según los planes que se manejan, la ciudad se empezará a construir en breve, acogerá a más de 200.000 personas y cubrirá un espacio de unas 3.200 hectáreas, si bien el inicio del proyecto depende de que propietarios de las tierras y funcionarios lleguen a un acuerdo.

En su primera fase se ejecutará un proyecto piloto en 55 hectáreas, combinando el biogás para la calefacción con la energía solar y eólica, en un intento de dar forma a una idea poco convencional de lo que suele considerarse un plan de energía sostenible para una colectividad o ciudad.

Una ciudad funcionará gracias a las cáscaras de pistacho
La empresa de ingenieria ambiental, Burgeap, ha propuesto esta imaginativa combinación de energías renovables para poder cumplir con el 100 por ciento de la demanda, pues sólo las cáscaras de pistacho eran insuficientes. Aún así, su capacidad superará el 50 por ciento de la energía requerida y cubrirá necesidades de luz, calefacción gracias a una planta de energía de biomasa alimentada con estos desechos vegetales. Al respecto, Burgeap desarrollará una tecnología especial.

Se trata, en suma de encontrar otra manera de alimentar a toda una ciudad con pistachos. Una idea inteligente y verde que convertirá la parte que nadie quiere de este nutritivo fruto en una fuente de energía limpia. En cuanto al nombre ¿ …acaso se llamará Pistacity?