Una futura planta de carbón amenaza el manglar más grande del mundo
Construir una planta de energía de carbón nunca es una buena noticia para el medio ambiente, sobre todo si, como en este caso, levantarla ocasionara un irremediable desastre ecológico para los bosques de los manglares más grandes del mundo.

Justamente, es lo que va a pasar si Bangladesh lleva a cabo sus planes de construir una planta de carbón cercana de estos manglares para producir una planta generadora de electricidad a partir de este combustible fósil. Sin duda, ello supondría un atentado ambiental que golpearía duramente el frágil ecosistema de los valiosos Sunderbans, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1997.

En el lado práctico, el gobierno afirma que la planta producirá energía para satisfacer las necesidades de los 150 millones de habitantes, de los que casi la mitad carece de electricidad. Sin embargo, son muchos los problemas que conllevaría seguir adelante con el proyecto, como el peligro que representará el deterioro del hábitat para sus moradores, entre ellos los tigres de Bengala, en grave peligro de extinción.

Defensa contra el cambio climático

Desequilibrar estos ecosistemas también influiría en los efectos del cambio climático, con un previsible aumento de los eventos extremos (sequías severas, inundaciones, tormentas, etc.) en todo el país, pues los manglares constituyen actualmente una defensa como sumidero de carbono y protección contra el aumento del nivel del mar.

Una futura planta de carbón amenaza el manglar más grande del mundo
A pesar de la fuerte oposición de la población, el gobierno sigue adelante con el proyecto. Prefieren que la central vierta 4,75 millones de toneladas métricas de residuos líquidos al año que no seguir dependiendo del costoso gas natural.