Una niña de 11 años enferma terminal se siente muy feliz tras cumplir su sueño de dispararle a un oso
Kaitlynn Bessette no pudo contener su alegría. Cuando vio a aquel enorme oso con el corazón dinamitado, tendido en el suelo y con la lengua fuera, comprendió que su disparo lo había matado de forma fulminante. Entonces le invadió una sensación maravillosa que la hizo estremecer de pies a cabeza. Por unos momentos olvidó su grave enfermedad, relajó su angelical rostro y se emocionó de pura felicidad. La razón era poderosa: había conseguido hacer realidad el gran sueño de su vida.

Se da la fea y curiosa coincidencia de que Kaitlynn necesita un urgente trasplante de hígado y de corazón para poder seguir viviendo y, precisamente, fue un disparo en el corazón ejecutado por ella lo que tumbó al oso en una cacería organizada por una asociación dedicada a cumplir los sueños de jóvenes discapacitados o en estado crítico.

Cuesta creer que una persona en estado terminal no tenga un especial, exquisito, tremendo respeto por la vida en general, en todas sus formas, y por la del oso en particular. Sin embargo, para Kaitlynn el significado de su hazaña es muy otro. Siempre había soñado con formar parte de una cacería de osos por el amor que siente por la naturaleza, dice, un sentimiento positivo que, visto lo visto, no incluye a los osos. Eso sí, se llevará el animal a casa para colgarlo de la pared, como un gran trofeo que mantenga viva la memoria de su gesta.

La chica se define como una fanática de la caza y de la pesca, y ella misma explica cómo vivió el momento del disparo: “Cuando miré no lo vi como un oso, lo vi como un fiero y enorme león que estaba a punto de atacar, así que sostuve el arma tan firme como pude, volví la cabeza y disparé.”

Muchos más casos

El caso de Kaitlynn no es único. Muy al contrario, son numerosas las peticiones de cazar o pescar animales que recibe la asociación estadounidense United Special Sportsman Alliance, especializada en realizar los sueños de jóvenes discapacitados o gravemente enfermos.

Una niña de 11 años enferma terminal se siente muy feliz tras cumplir su sueño de dispararle a un oso
La gran pena de todo esto (lo indignante) es que el sueño de unos acabe siendo la pesadilla de otros, como constantemente ocurre en tantos y tantos casos similares de esta asociación pretendida, supuestamente benéfica.

Ver el álbum de fotos de los momentos estelares de la ONG es contemplar a niños y adolescentes, algunos sentados en sus sillas de ruedas, que posan triunfales con osos negros o, por ejemplo, al lado de cabras montesas que poco antes estaban llenos de vida. Ahora, vacíos y vaciados de ella, yacen junto a estos jóvenes enfermos que tanta compasión despiertan, y que se agarran a la vida matando a seres indefensos para alcanzar un sueño teñido de sangre. Ellos se muestran sonrientes, exultantes en unas fotografías que captan un momento, cuanto menos, inquietante.