Una niña descubre un criadero de perros ilegal
Gracias a la denuncia de una niña, el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha podido localizar un criadero de perros ilegal en Lorca (Murcia). Los perros que han sufrido malos tratos son de la raza de perros yorkshire terrier, una raza enana que pueda alcanzar hasta 1.000 euros de valor en el mercado.

En esta operación, llamada “York”, la Guardia Civil se ha encontrado con un solar agrícola que albergaba 27 jaulas con 49 perros, dos de ellos cachorros. De todos ellos, sólo uno era macho y se dedicaba a cubrir a las hembras adultas. El propietario se cuidaba de controlar las fechas de apareamiento y luego vendía los cachorros a un precio inferior al del mercado legal.

Los perros no tenían la acreditación de las vacunas que son obligatorias, ni las cartillas sanitarias ni siquiera un sistema de identificación de cada uno de ellos. Pese a que tenían alimento y agua para poder vivir, las instalaciones dejaban mucho que desear, estaban sucias y se veía claramente que los perros no gozaban de los cuidados necesarios.