Una perra salva a su cachorros de un incendio y se los lleva a los bomberos
A veces, el ser humano es el menos humano de los animales. Y, otras veces, los animales son más humanos que las personas. Ha vuelto a ocurrir: una perra ha sorprendido a propios y extraños por su valiente comportamiento en un incendio.

La pequeña perra se ha convertido en una auténtica heroína para la ciudad chilena de Temuco. Sin pensar en su integridad física, entró a salvar de un incendio a sus cinco cachorros, que sólo tenían diez días de vida. Los rescató de uno en uno, llevándolos en su boca, de entre las llamas, y los trasladó a un coche de bomberos que había acudido para apagar el fuego.

La prensa de la ciudad, situada a 672 kilómetros al sur de Santiago de Chile, la capital del país, no ha dudado en calificar de “heroína” a la perra, que se llama Amanda. Uno de los cachorros sufrió graves quemaduras y está recuperándose en una clínica veterinaria.

El episodio ocurrió cuando se produjo un incendio en una vivienda en el barrio Santa Rosa. El propietario, Omar Torres, también sufrió algunas quemaduras al intentar rescatar algunas de sus pertenencias. Finalmente, fue ingresado en el Hospital Regional de Temuco.

Cuando los bomberos comenzaron a luchar contra las llamas, la perra Amanda fue recogiendo a sus cachorros, uno a uno, trasladándolos hasta uno de los vehículos de bomberos. Uno de los cachorros fue alcanzado por las llamas antes de ser rescatado y sufrió quemaduras de carácter grave en el abdomen y el hocico, ha señalado el médico veterinario que los atiende.

Hay cuatro de ellos en perfectas condiciones, sin quemaduras, pero uno se cayó cuando lo rescataban y presenta varias quemaduras en el abdomen, la boca y perdió parte de su piel. Será complicado que se recupere por completo.

La madre, cuidaba del herido y fue difícil arrebatárselo para atenderle, ya que sólo quería estar con él y mordía cualquiera que se acercara. Según el veterinario, es un comportamiento totalmente natural. Las madres defienden a sus cachorros cueste lo que cueste, aunque pongan en peligro su propia vida.