Una reserva natural fraudulenta
Las revelaciones de Wikileaks también han tocado el tema del medio ambiente. En concreto, una reserva natural que se estableció en el Archipiélago de Chagos.

El Archipiélago de Chagos es un grupo de cincuenta y cinco islas situadas a 500 kilómetros al sur de las Maldivas, en el Océano Índico. Estas islas pertenecen a Gran Bretaña. Allí se estableció la mayor reserva marina del mundo. Esto puede parecer una buena noticia. Sin embargo, Wikileaks ha desvelado que la motivación real no era la defensa del medio ambiente y la preservación de la biodiversidad de la zona, sino impedir que antiguos habitantes de la mayor de las islas, denominada Pablo García (en honor a su fundador), puedan regresar.

Estos antiguos moradores de la isla de Pablo García fueron expulsados en los años sesenta y setenta al establecerse allí una base militar estadounidense. Más de dos mil isleños fueron expulsados de su tierra. Desde entonces, intentan volver. Pero el Ministerio de Asuntos Exteriores Británico, apoyado por el Gobierno de Estados Unidos, lo impide.

A punto de llegar una decisión al respecto por parte de la Corte Europea de Derechos Humanos, se declaró a las islas Chagos como reserva marina. Es decir, que ni sus antiguos habitantes ni nadie podrá habitarlas.

Colin Roberts, Director de los Territorios de Ultramar del Foreign Office británico, según la filtración de los cables de las embajadas de Estados Unidos proporcionada por Wikileaks, comentó que no se arrepentían de la expulsión de la población y que establecer un parque marino acabaría con las peticiones de reasentamiento de los antiguos residentes, sobre todo teniendo en cuenta que su principal modo de vida es la pesca, una actividad ahora prohibida en la zona.

En todo caso, en el archipiélago de Chagos se pueden encontrar más de 220 especies de corales y más de mil especies de peces de arrecife, así como diversas especies de tortugas marinas y cangrejos.

Actualmente, la isla de Pablo García está habitada por unos 1.700 militares estadounidenses y 1.500 civiles.