Una sentencia histórica condena a 40 años de cárcel a un traficante de cuernos de rinoceronte
Un ciudadano tailandés dará con sus huesos en la cárcel por traficar con otros que no eran suyos, concretamente con cuernos de rinocerontes sudafricanos, tras una sentencia histórica que lo condena a la friolera de cuatro décadas a la sombra.

Se trata de la sentencia más severa emitida por un tribunal de Sudáfrica en relación a delitos de vida silvestre, dentro de los que se encuentra el delito que le ha sido imputado a este tipo, el de tráfico y comercio ilegal de cuernos de rinoceronte, una especie que se encuentra en gravísimo peligro de extinción.

Mafia asiática

Así pues, un tribunal de Sudáfrica ha condenado hoy a Chumlong Lemtongthai por su destacado papel en una mafia asiática conocida como Xaysavang dedicada a estos menesteres, en un intento de desenmascarar y propinar un duro golpe al tráfico ilegal de cuernos de rinoceronte. Aunque éste no es el primer ajuste de cuentas con la justicia recibido por este tipo, que días antes ya había sido declarado culpable por el Tribunal Regional de Kempton Park de 52 de los 79 cargos, entre ellos atentados contra el medio ambiente y pertenencia a organización criminal.

Ahora, Lemtonghtai tiene el dudoso honor de ser el condenado a más años de cárcel no sólo como traficante de cuernos de rinocerontes, sino en general como delincuente que atenta contra la Naturaleza. Aunque, todo sea dicho, Xaysavang tenía un buen campo de acción gracias a las permisivas leyes del país, pues aprovechaba que Sudáfrica es el único país que, junto con Suazilandia, permite la caza deportiva de estos animales y que el cuerno se exporte como trofeo, pero no para comercial con él.

La caza furtiva es un grave problema para Sudáfrica y otros países africanos, por lo que las condenas ejemplares son casi una obligación del gobierno para intentar detener la masacre continua que sufren especies protegidas como rinocerontes, elefantes o leones. Aún así, en este caso los cuernos podían o no proceder de la caza ilegal, y todo por esas leyes que les hacen un flaco favor a los animales.