Uso de la paja para producir energía o combustible
La energía térmica o eléctrica obtenida a partir de biomasa puede ser un auténtico filón ecológico si se emplea la paja como materia prima. Al menos, así lo afirman científicos del Centro de Biomasa alemán tras concluir que la paja común podría proporcionar energía y calor a millones de hogares en aquel país.

El potencial de la paja como biomasa no es una novedad, como es obvio, pero sí la estimación realizada por estos estudiosos. No en vano, las cifras obtenidas son increíbles y dan una idea bien clara del recurso que desperdiciamos año tras año en el país germano y en tantos otros.

En Alemania cada año se produce la friolera de 30 millones de toneladas de paja, de las que el estudio calcula que podrían utilizarse entre 8 y 13 millones de toneladas para producir energía o combustible.

Electricidad y calefacción

Esos millones de toneladas aprovechables permitirían dar electricidad y calefacción de 1,7 a 2,8 millones de hogares, pudiendo duplicarse incluso en el caso de la calefacción. Ello supondría un ahorro en exportaciones de combustibles fósiles al tiempo que se reduciría la huella de carbono de forma importante.

Uso de la paja para producir energía o combustible
No obstante, los científicos señalan que la combustión de paja también contamina lo suyo, si bien las emisiones se reducirían del 73 al 92 por ciento, dependiendo del uso que se hiciera de la paja. Por lo tanto, los resultados también dependerían del desarrollo de tecnología que minimizara ese impacto ambiental.

Actualmente, Dinamarca es líder mundial en el uso de paja para la obtención de energía, con una utilización de este tipo de biomasa contemplada dentro del plan energético nacional. Su producción anual es de más de cinco mil millones de kilovatios hora de energía. Todo un ejemplo que imitar en otros países con esta u otra clase de biomasa, abundantísima y tan tristemente desperdiciada…