Valla publicitaria que genera agua potable
Que una valla publicitaria se convierta en un auténtico oasis en medio del desierto no es ficción, ni siquiera un espejismo. De su base mana agua potable obtenida gracias a un sistema de captura de la humedad contenida en el aire que, una vez condensada, se filtra para distribuirse luego a través de un generoso grifo que proporcionan agua potable.

Lo cierto es que ya iba siendo hora de que estos horrendos paneles gigantes ofreciera algo interesante como compensación por la contaminación paisajística que ocasionan. En este caso, su cosecha de agua es realmente bienvenida para la población más pobre que vive en los alrededores y, en general, para todo aquél que quiera utilizar la fuente.

Su utilidad podría llegar a ser trascendental para hacer llegar un recurso tan básico como el agua a comunidades asentadas en zonas desérticas o, directamente, en desiertos. En este caso, se ha colocado en Lima, la capital peruana, donde las sequías y la falta de agua es habitual para buena parte de la población.

Casi 100 litros diarios

Por suerte, sin embargo, la humedad de esta ciudad es de alrededor del 98 por ciento, por lo que se dan los requisitos perfectos para cosechar agua del aire y obtener agua purificada que soluciona la papeleta a muchas personas. Lógicamente, aumentar el número de vallas amplificaría los resultados de esta solución, una iniciativa de la Universidad de Lima de Ingeniería y Tecnología (UTEC).

Valla publicitaria que genera agua potable
La obtención se basa en un sencillo proceso que se inicia con el paso del aire a través de una serie de mecanismos o dispositivos dentro del anuncio, incluyendo un filtro de aire, un condensador y un filtro de carbón activo. Finalmente, cuando se ha concluido este tren, un tubo la dirige a los pies de la estructura, con una producción diaria de 96 litros. ¿Magia? No, por supuesto, simplemente ingenio y técnica al servicio de un mundo más justo y sostenible.