Vehículos híbridos enchufables

Los automóviles híbridos conectables, conocidos también por sus siglas PHEV están concebidos para funcionar como coches eléctricos y poder ser recargados mediante la red eléctrica, aunque en el caso de necesitar un apoyo energético extra pueden recurrir al motor de combustión.

Cada vez son más los países que apoyan el desarrollo y la compra de estas tecnologías híbridas y eléctricas como es el caso de Estados Unidos que es el país que mejor acogida ha dado a estos vehículos conectables.

Los vehículos híbridos enchufables pueden sacar partido tanto a los motores de combustión como a las baterías eléctricas, así, puede consumir gasolina o diésel normal cuando lo precisen pero también recargarse de electricidad en cualquier enchufe.

Según sus defensores sus ventajas son varias pues el coste de la electricidad para alimentar las baterías de estos coches se ha estimado en menos de un cuarto del coste de la gasolina. Otra de las ventajas es su eficiencia energética pues un vehículo híbrido enchufable que tenga un radio de acción de 120 kilómetros con el motor eléctrico necesitará tan solo el 25% de gasolina al año que utilizaría un vehículo convencional.

En comparación con los vehículos tradicionales estos enchufables pueden reducir la contaminación atmosférica, la dependencia del petróleo y los combustibles fósiles, además también de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por otro lado los consumidores dependen en menor medida de las gasolineras ya que pueden recargar los vehículos a la red de su casa, hecho que apoya también el desarrollo de la tecnología V2G (Vehículo a la Red) ya que los coches pueden convertirse en un sistema energético de emergencia para los hogares y también en un lugar de almacenamiento portátil para el desarrollo de las energías renovables.

La Unión Europea señala la electrificación del transporte como una prioridad y por ello apoya a todas estas tecnologías híbridas y eléctricas. En el caso concreto de España, el plan Movele ofrece subvenciones para la compra de vehículos híbridos.

Si bien en la actualidad la mayoría de estos vehículos híbridos conectables son turismos se están estudiando las posibilidades de ampliarlo a camiones, camionetas, autobuses, trenes y motocicletas. El único, pero gran inconveniente que presenta toda esta nueva plataforma de transporte es la necesidad de la creación de una infraestructura de recarga para abastecer a todos estos vehículos a pie de calle, pues no todo el mundo dispone de un garaje en casa o un lugar con la posibilidad de conectar su coche a la corriente eléctrica.