Veinte cachalotes varados en Australia
Veintidós cachalotes han muerto tras quedarse varados en la isla de Tasmania, un estado de Australia situado a 240 kilómetros al sureste del continente. El Servicio de Protección de Espacios Naturales y Animales Silvestres de Australia informó del suceso. El incidente tuvo lugar en Macquarie Harbour, cerca de la ciudad de Strahan.

Ecologistas y voluntarios locales trataron de salvar la vida de dos cetáceos que seguían vivos, aunque encallados, sin poder moverse. Además, las condiciones meteorológicas adversas no facilitaban las labores de rescate. El mal tiempo incluso obligó a suspender el rescate para reanudarlo por la mañana. Aunque atrapados en la arena, estos animales son peligrosos y hay que extremar las precauciones al acercarse a ellos.

Los dos cetáceos que sobrevivían, de unos 25 metros de largo cada uno, golpeaban la arena con las colas y expulsaban agua, en una interminable agonía. Se había salvado a otra pareja de cachalotes, devolviéndoles al mar.

En enero de 2011 se produjo una situación similar pero de mayores dimensiones, cuando más de cuatrocientos cachalotes quedaron encallados en la costa de la isla Tasmania. Cuarenta y ocho de estos cachalotes no sobrevivieron al incidente y murieron encallados. En noviembre de 2008, en la misma isla australiana, aparecieron unos ciento cincuenta delfines negros. Cincuenta y cuatro de ellos murieron.

Las causas de este fenómeno continúan siendo una incógnita para la ciencia moderna. Los científicos barajan diferentes hipótesis. Una de ellas es que la actividad humana origina interferencias de ondas en la ecolocación de los mamíferos marinos, método con el que se orientan estos grandes mamíferos.

El cachalote es el animal con el cerebro más grande del planeta. La cabeza puede tener hasta un tercio de la longitud total del animal. Un macho puede llegar a superar los veinte metros de largo. También es el animal con dientes más grande que existe.