Veneno en cacerías que mata indiscriminadamente
Continúa el uso de cebos envenenados en España. El último caso se ha producido en el municipio de Larrodrigo, en la provincia de Salamanca, donde más de treinta perros que participaban en una cacería y dos milanos reales, seis busardos ratoneros y un cuervo, han muerto. Los hechos sucedieron a finales de enero. Una llamada al teléfono de SOS Veneno alertó del suceso, ocurrido en la finca Gallegos de Crespes, propiedad de la Casa de Alba.

Miembros del proyecto Life+ Veneno avisaron a los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), de la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca, que se presentaron inmediatamente en el lugar de los hechos y procedieron a la inspección del terreno y la recogida de los animales muertos.

Junto con dueños de los perros afectados, los agentes inspeccionaron la zona y encontraron gran cantidad de cebos envenenados repartidos por toda la finca y varios cadáveres de especies protegidas: dos milanos reales, seis busardos ratoneros y un cuervo. El veneno no discrimina.

Fuentes del proyecto han señalado que hechos como éste subrayan la utilidad del Teléfono SOS Veneno, ya que permite el aviso inmediato a las autoridades. De este modo, con una actuación rápida, la investigación se lleva a cabo de forma más efectiva y, además, la retirada temprana de los cebos y cadáveres impide que se cause la muerte a otros animales. Por otra parte, en el peor de los casos puede suponer un riesgo para la salud pública.

En el marco del proyecto, la Red de Voluntarios contra el Veneno de las provincias de Salamanca, Valladolid, Ávila y Segovia han sido movilizados para apoyar las actuaciones de las autoridades competentes y recabar información complementaria que pudiera ser útil para la investigación.

El uso de cebos envenenados es un método masivo, no selectivo y cruento de eliminar depredadores, que está prohibido por la legislación nacional y autonómica, y aparece tipificado como delito en el Código Penal. El veneno en el campo supone un riesgo para la salud pública, para el medio ambiente y para mascotas y animales salvajes.