Ventajas de la comida biológica
Son muchas las razones que aconsejan apostar por la alimentación bio. Y es que comer ecológico significa, sobre todo, cuidar nuestra salud y la del planeta, pero no solo eso. O, si se quiere, ello a su vez supone otras muchas ventajas.

En este post te damos algunas de las principales razones por las que vale la pena comer orgánico. Pese a tener un precio más elevado y ser complicado encontrar la comida bio para una alimentación cotidiana, las ventajas hacen que merezca la pena el esfuerzo.

Comer menos residuos químicos

No es casualidad que lo bio esté tan de moda, y sea una tendencia creciente. Aunque hay una cierta polémica al respecto, puede afirmarse que la comida ecológica es más sana. No por mero sentido común, que también, sino porque hay apoyo científico al respecto.

Por pasiva y por activa encontramos investigaciones que encuentran en los restos de productos químicos que contienen alimentos convencionales el origen o presunto origen de patologías como el cáncer o los desórdenes hormonales, entre otras muchas.

Ventajas de la comida biológica
La comida bio nos evita o, al menos, minimiza ese riesgo. Tanto de los compuestos químicos por separado como, lo que aún es peor, por los efectos potencias de la suma de ellos, el denominado efecto cóctel, del que nada se sabe. ¿La razón? No hay estudios al respecto, con lo que el riesgo es tremendo. Los ftalatos, el bisfenol A, metales pesados, dioxinas… Cada día podemos ingerir decenas de moléculas químicas en nuestro organismo a través de la comida.

Lógicamente, una dieta saludable no debería contener esos residuos químicos de efecto bioacumulativo, y menos aún de un modo tan habitual, sistemático. Ello es consecuencia, sencillamente, de las características de la industria alimentaria que impera actualmente: alimentos procesados, industria agrícola y ganadera, formas de conservar alimentos a lo largo de la cadena de distribución alimentaria…

Por contra, la comida orgánica representa una alternativa más saludable. Si bien no puede garantizarse su total eliminación, pues la normativa contempla excepciones, sí se minimiza la presencia de estos compuestos nocivos, conservantes, colorantes y otros aditivos, además de centenares de residuos químicos que proceden de malas prácticas, pesticidas, fertilizantes sintéticos o, pongamos por caso, en el sector cárnico, antibióticos y hormonas.

Alimentos más nutritivos

Además de lo que no tiene, la comida bio es un plus a nivel nutricional. Al margen de aquellos estudios que afirman que lo bio no supone una diferencia en este sentido, la gran mayoría dice que sí la hay. De acuerdo con un estudio realizado por The Organic Center en 2008 un repaso de más de un centenar de investigaciones sobre la materia hacía concluir que lo bio es nutricionalmente superior en un 61 por ciento de los casos analizados.

El análisis de frutas y verduras bio realizado a lo largo de 343 estudios tampoco deja lugar a la duda, según un estudio basado en todas sus conclusiones llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad del Estado de Washington (EEUU).

Se trata del mayor estudio hecho hasta la fecha sobre los supuestos beneficios de la agricultura orgánica, y la conclusión final es muy clara: por lo general, tienen más antioxidantes naturales (moléculas capaces de retrasar el envejecimiento celular, con un aumento de entre un 18 y un 69 por ciento) y menos tóxicos que pueden provenir de pesticidas y metales pesados.

Ventajas de la comida biológica
Publicada en la revista British Journal of Nutrition, la investigación constató no solo que el porcentaje de plaguicidas es mucho menor, sino también que los residuos generados por los abonos químicos. De este modo, al ser más nutritivos, en realidad resultan más económicos, pues obtenemos lo mismo con una ración menor.

Un estilo de vida eco amigable

La comida bio no significa un estilo de vida verde, qué duda cabe, pero sí es cierto que optar por ella nos sensibiliza de uno u otro modo.

Ventajas de la comida biológica
Si bien cada persona es un mundo, y blablabla, comer bio aumenta las probabilidades de que nos concienciemos y adoptemos hábitos más saludables y/o eco amigables.

Un mundo mejor y un planeta más verde

La comida bio también es más ética. Son muchas las razones que podemos mencionar, entre otras la ética animal que supone optar por huevos o carne bio, aunque no cabe duda de que la mejor manera de respetar a los animales es hacernos veganos.

Ventajas de la comida biológica
Y, por supuesto, la ética se extiende a los ecosistemas naturales, pues lo ecológico y la sostenibilidad van de la mano. Flora y fauna también estarán más protegidas. Incluyendo animales en extinción, y grandes pulmones del planeta, como la Amazonia. Si amas la Naturaleza, comer bio es una hermosa manera de predicar con el ejemplo.

Por ejemplo, podríamos animarnos a participar en grupos de consumo, otra de las ventajas de comer bio, al tiempo que apoyamos la economía local. A su vez, los alimentos locales bio son sinónimo de comer productos frescos, de temporada y con toda confianza, sin tener que depender de sellos ecológicos que, a fin de cuentas, no dejan de ser una incógnita.

Ventajas de la comida biológica
Por otro lado, los productos ecológicos son una apuesta por un mundo mejor. En muchas ocasiones pertenecen al circuito del Comercio Justo, con lo que la opción va más allá de lo alimentario.

Comiendo bio también colaboramos en favor de un mundo más justo y sostenible. Y, sea como fuere, comer orgánico es pensar también en futuras generaciones, en dejarles un legado para que luego ellos también hagan lo mismo por sus hijos.