Vertido cerca de un arrecife en Nueva Zelanda
El carguero Rena, que transportaba unas 1.700 toneladas de combustible pesado y cuatro contenedores de una sustancia tóxica de ferrosilicio, ha naufragado cerca de un arrecife en Nueva Zelanda, a unos 12 kilómetros de la costa, y se está produciendo un vertido contaminante. Provenía de las ciudades portuarias de Napier a Tauranga, ambas en la Isla Norte del citado país.

Las autoridades neozelandesas consideran que el combustible proviene de algunas tuberías rotas y no del tanque del carguero, que tiene un peso de 47.000 toneladas, 236 metros de eslora y 21 años de antigüedad. Ya se han mandado varios barcos y equipos a la zona para recoger el vertido e evitar que aumente. Se espera la llegada de expertos holandeses para extraer el combustible pesado. Además, la Autoridad Marítima Neozelandesa (MNZ, por sus siglas en inglés) se prepara para recoger manualmente el petróleo.

Las autoridades ya han rociado con una polémica sustancia para dispersar el petróleo, la misma que se utilizó en el desastre ecológico del Golfo de México y que no logró los resultados esperados. El presidente de la Sociedad de Defensa Ambiental cree que se debió colocar barreras alrededor del carguero cuando las condiciones del mar eran buenas para contener el vertido, en lugar de utilizar esa sustancia para dispersar esa marea de petróleo. El área tiene un gran valor natural por su población de aves, animales marinos (entre otros, ballenas azules y delfines) y peces.

El comandante de la operación de la MNZ, Rob Service, ha señalado que las vistas aéreas muestran que el aceite se sigue extendiendo, aunque no hay evidencias de un mayor vertido de combustible pesado. El pero temor es que el Rena se parta en dos, pues la mitad del buque se encuentra sumergido. Todo dependerá de la suerte y el clima, que puede empeorar durante el fin de semana.

En la peor de las situaciones, una gran cantidad de petróleo puede llegar a la costa. Por si acaso, ya se están preparando los servicios de limpieza de las costas.