Vertido de millones de litros radiactivos en Australia
Una mina de uranio es la fuente de un derrame radiactivo de millones de litros en el estado de Territorio Norte en Australia. El vertido contiene suspensión ácida, residuos radiactivos y barro. Ocurrió en la mina de uranio Ranger, cerca del Parque Nacional de Kakadu. El personal tuvo que ser evacuado.

El vertido fue contenido para que no se filtrara al parque nacional. Hasta el momento, los análisis del agua en la zona arrojaron resultados normales, según el operador de la minería. Los recursos energéticos son propiedad de Energy Resources of Australia (ERA). Los indígenas de la zona aseguran que llevan años contaminando la región sin que nadie les ponga freno.

El presidente de los aborígenes Gundjeihmi, Justin O’Brien, pidió a la empresa y a los gobiernos del Estado y Federal que busquen ayuda para la limpieza y que realicen una auditoría completa de la operación. En especial, hay que vigilar qué pasa con las instalaciones de la planta de envejecimiento. Según O’Brien, las personas que viven a pocos kilómetros aguas abajo de la mina no se sienten seguros. En su opinión, la empresa nunca ha gestionado de forma adecuada el material tóxico.

Un portavoz de Medio Ambiente, Greg Hunt, aseguró que se realizaría una investigación inmediata para averiguar quién había sido el responsable del derrame, así como una investigación de las auditorías ambientales que se han llevado a cabo cada año.

Repetidos fallos de seguridad

Vertido de millones de litros radiactivos en Australia
Un senador del Territorio Norte, Nova Peris, se ha unido a la petición de una auditoría independiente. Antes del derrame ha habido, en el último mes, dos fallos de seguridad que tendrían que haber puesto sobre aviso a los responsables de la mina. La seguridad del parque, la del medio ambiente, las comunidades que viven en la zona y los visitantes han estado en peligro.

En 2010 ya se produjo un accidente que elevó los niveles de contaminación del agua de la zona hasta un nivel cinco veces mayor que el nivel de seguridad, tras el vertido de millones de litros de agua radiactiva en la mina Ranger. Ese agua llegó hasta los humedales de la región, declarados patrimonio natural de la humanidad.