Vertido de petróleo en China y limpieza con bacterias
Otro más.

Un nuevo vertido de petróleo se ha producido frente a las costas de China. Más de 400 toneladas de petróleo han sido derramadas en el mar Amarillo, situado entre China y la península de Corea. El desastre se produjo tras incendiarse dos oleoductos propiedad del gigante estatal China National Petroleum Corp. (CNPC) cerca de la ciudad de Dalian (donde se encuentra el segundo mayor puerto de mercancías del país), al noreste del país asiático. La marea negra ha alcanzado una superficie de 430 kilómetros cuadrados. Aunque la Administración de Asuntos Marítimos de la provincia costera de Liaoning ya ha ordenado la apertura de los puertos perjudicados, las playas de la zona permanecen cerradas ya que el vertido se extendió sobre ellas.

Un total de ochocientos barcos trabajan en las labores de limpieza. Además, se ha instalado una barrera para que la mancha no se extienda. Pero lo más reseñable es que se están usando bacterias que hacen que el crudo desaparezca. Se han echado al mar, pues, más de 23 toneladas de una bacteria que se “come” el petróleo, una forma natural para descomponer los hidrocarburos del crudo. En todo caso, hay que señalar que estas bacterias eliminan sólo una parte de los compuestos del petróleo y el proceso puede durar años. Wu Jin, doctor del Instituto de Microbiología de la Academia China de Ciencias, ha comentado que las bacterias que se alimentan de petróleo, a diferencia de los químicos dispersantes, son amables con el medio ambiente. Se trata de la primera vez que China usa a gran escala biotecnología para resolver un desastre como el producido la semana pasada.

El desastre medioambiental, de momento, ya se ha cobrado la vida de un bombero que trabajaba en las labores de limpieza. Éste cayó al mar contaminado junto con otro compañero, al que sí rescataron con vida.