El viaje del águila calzada entre África y España
Las aves son animales muy nómadas y muy sensibles a los cambios de temperatura. Un claro ejemplo lo vemos en el águila calzada que con la llegada del invierno emprende un increíble viaje desde España hasta el corazón de África. Se calcula que recorren nada menos que entre 2.800 y 3.500 kilómetros durante sus migraciones. Datos que se han podido conocer gracias a que varias aves han sido marcadas por SEO/BirdLife y sus posiciones son constantemente monitorizadas con GPS y emisores satélite.

El viaje comienza a finales de septiembre cuando abandonan sus zonas de cría y recorren unos 200 km diarios durante unas 4 semanas hasta llegar al África subsahariana con paradas de hasta varias semanas en un lugar intermedio. Finalmente se refugian en países como Guinea, Mali, Mauritania, Níger o Nigeria muy lejos de sus nidos y donde pasan el invierno en un clima más templado.

Suelen construir sus nidos en las horquillas de los árboles o pegado al tronco, lo tapizan con ramas verdes y la puesta consta principalmente de 2 huevos. Por otra parte, se alimentan de la caza, sus principales presas son otras aves más pequeñas, reptiles como el lagarto ocelado y mamíferos, principalmente conejos.

El viaje del águila calzada entre África y España
A finales de marzo cuando parece que los rayos del sol vuelven a brillar con más fuerza abandonan las zonas de invernada en África y tras un viaje de un mes regresan a sus casas en España. La migración primaveral de regreso es más lenta que su migración otoñal dado que realizan rutas occidentales. El invierno siguiente migran de nuevo a las mismas zonas de África y así año tras año.

Estas aves planeadoras no pueden volar grandes distancias sobre mar abierto por lo que la única forma de saltar del continente europeo al africano es volando por el estrecho de Gibraltar. De forma muy inteligente buscan lugares de paso en zonas que impliquen cortas distancia de vuelo sobre el mar. Y no todas lo consiguen.

Este viaje es apasionante desde el punto de vista de la ornitología y ahora todo el mundo puede conocer más detalles del “Viaje hacia el calor” de aves como las águilas calzadas gracias a la campaña que la Fundación Iberdrola lleva años desarrollando junto a SEO/Birdlife que se encarga de velar por la protección y conservación de estos animales.

Entre los que participen se sorteará un viaje valorado en 10.000 euros a uno de estos destinos a tu elección: Madagascar, Sudáfrica, Cabo Verde o Costa Rica. ¿A quién no le apetece un viaje a uno de esos países tan exóticos?. Además, durante la migración de las aves se repartirán premios semanales en Parques Naturales, cámaras de fotos, escapadas de fin de semana y mucho más.

La población española del águila calzada se ha estimado en unos 18.500 territorios y se distribuye por casi toda España menos por las provincias costeras de Galicia, gran parte de Cataluña y las Islas Canarias.