Victoria parcial: Shell no buscará petróleo en Alaska este año
La compañía Shell ha recibido duras críticas por sus planes de perforar Alaska en busca de petróleo. Los grupos ecologistas, en especial Greenpeace, han sido muy beligerantes en este asunto. Ahora, cuando apenas ha pasado un año, la exploración se ha cancelado.

Al principio, hubo algunos contratiempos técnicos, entre otros, barcos encallados y una cúpula diseñada para ayudar a limpiar los derrames de petróleo que sufrió daños. La propia empresa Shell ha señalado que necesitan tiempo para reparar la cúpula. Además, otros factores, como garantizar la seguridad de las operaciones cuando el hielo se está formando, han llevado a Shell a revisar los planes del programa de exploración 2012-2013. Van, por tanto, a renunciar a la perforación en zonas de hidrocarburos este año. Lo que no significa que la hayan cancelado para siempre.

Con todo, la organización Greenpeace celebra la noticia, aunque sólo sea por un año. Un año más para concienciar a más personas, a más gobiernos, a más organizaciones sobre el asunto: la exploración de hidrocarburos en el Ártico es una locura medioambiental.

Greenpeace ha estado durante más de seis meses presionando a Shell para que no realizara operaciones en el Ártico. Para Greenpeace, “es una gran victoria para el poder del pueblo”. Sin embargo, si las razones para paralizar el proyecto por parte de Shell son meramente técnicas no hay ninguna victoria en ello.

Es cierto que han reunido cientos de miles de firmas contra el proyecto de exploración y que gran parte de la población occidental está en contra de las operaciones. Celebridades como Penélope Cruz o el ex beatle Paul McCartney se han involucrado en las protestas.

Pero Shell es una de las compañías petroleras más grandes del mundo y no se dejará derrotar tan fácilmente. Aunque hay que reconocer que no se podía arriesgar: millones de personas pendientes de lo que ocurría, no podían cometer el mínimo fallo. Al menos, en esto sí ha conseguido algo Greenpeace: Shell nota la presión de que están siendo vigilados y no puede permitirse el más mínimo fallo.

Alaska estará limpia un año más. ¿Qué ocurrirá el año que viene?