Vivero de plantas fabricado con bambú y botellas de plástico
Reutilizar las botellas de plástico para levantar muros o paredes es ya un clásico del reciclaje moderno, pero también es cierto que en la mayoría de las ocasiones las construcciones son más bien artísticas y poco útiles o todo lo contrario, prácticas pero no tan eficaces como aquellas a las que imitan.

En este caso el resultado es una pequeña-gran obra de arte que además resulta funcional y es difícil de superar por cualquier otra alternativa. No se trata de un sillón gigante hecho con miles de botellas ni tampoco de una casa que las utiliza en lugar de ladrillos, sino de un increíble, adorable vivero de plantas que hace que las botellas encuentren su lugar natural de un modo prodigioso.

Un huerto orgánico

Gracias a la colaboración de ciudadanos de Hanoi pudieron recogerse más de dos mil botellas de plástico que luego sirvieron para construir este invernadero de diseño de aire posmoderno y una estética que también rezuma sabor tradicional.

Lejos de ser espontánea, la iniciativa es parte de un proyecto que busca promover los hábitos de vida verde entre los vietnamitas llevado a cabo por 1 +1> 2 International Architecture Company, en colaboración con la campaña ecologista Action for the City.

Vivero de plantas fabricado con bambú y botellas de plástico
Bautizado con el encantador nombre de Home Nursey, este invernadero tiene una estructura ligera que combina las cañas de bambú con las botellas, engarzadas para regular la luz solar y controlar la temperatura. Todo un logro, sin duda, del que se puede aprender mucho para otras aplicaciones.

Tras exponerse al público en el Museo de la mujer, fue trasladado a una huerta orgánica, donde se utiliza en la producción de vegetales orgánicos, si bien sirve igualmente como refugio en caso de lluvia o para enseñar a los niños sobre la importancia de cuidar las plantas con mimo en un entorno ecológico del que tanto hay que aprender.