Vodafone permitirá saber la calificación ecológica de sus móviles
Los clientes de Vodafone pueden conocer el impacto social y medioambiental de los teléfonos móviles y smartphones del catálogo de la marca, ya que, a través de un sistema de calificación ecológica diseñado por la propia operadora, se informará a los clientes cuánto impacto supone para el planeta su dispositivo.

Los usuarios podrán conocer los dispositivos que son más sostenibles, con una puntuación que va del 1.0 al 5.0, siendo esta última la más ecológica. El objetivo de la iniciativa es una llamada de atención para que los fabricantes diseñen y fabriquen dispositivos más sostenibles. La puntuación se incluye en la información del teléfono que se puede consultar en la tienda de internet. Paulatinamente, también se ofrecerá dicha información en las tiendas de la marca.

El sistema de calificaciones ecológicas de Vodafone se basa en una evaluación de cada dispositivo, tanto del producto en sí mismo como del compromiso de sostenibilidad que tenga la empresa fabricante. Así, se evalúa el impacto medioambiental del teléfono durante todo su ciclo de producción, desde la extracción de las materias primas que lo componen, hasta su fabricación, transporte, uso y reciclaje.

Además, reciben puntos adicionales los diseños ecológicos que incluyen características de fabricación que destaquen por su carácter innovador o que sean valoradas por los clientes.

El impacto medioambiental de los teléfonos ha sido evaluado según su ciclo de vida de acuerdo con la norma ISO 14040:2006. La evaluación del dispositivo también incluye una evaluación del compromiso de sostenibilidad del fabricante, incluyendo su impacto social y medioambiental, con medidas de reducción de emisión de carbono y criterios laborales. La evaluación se realiza cada año.

Los datos son evaluados por Bureau Veritas y SKM Enviros, entidades independientes, que pueden solicitar evidencias adicionales en caso de que se considere necesario. Además, la aplicación de la metodología ha sido auditada por KPMG, que comprueba el sistema de asignación de las calificaciones, así como que los evaluadores independientes apliquen la metodología correctamente. Vodafone, por su parte, supervisa todo el proceso y lo evalúa una vez al año.

El sistema distingue entre smartphones y el resto de teléfonos. Los primeros cuentan con más características que evaluar, como la navegación a través de GPS o funciones informáticas, por lo que tienen un impacto medioambiental mayor al necesitar más recursos energéticos. La calificación se aplica comparando dispositivos similares.