WWF/Adena es muy pesimista ante el futuro del planeta
La organización ecologista WWF/Adena cree que, para el año 2030, será necesario un segundo planeta si la población que vive en la Tierra pretende cubrir sus necesidades. Los recursos naturales se agotarán si seguimos con el ritmo actual de vida.

WWF ha presentado estas conclusiones en su informe “Planeta Vivo 2010”, en el que se analiza la situación de la biodiversidad global y mide la demanda de la población sobre los recursos naturales de la Tierra. Según este informe, la salud de los ecosistemas ha disminuido un 30% y la huella ecológica se ha duplicado. Según WWF/Adena, si no se cambia el modelo energético actual y la dieta habrá que buscarse otro planeta donde vivir.

Más datos. Las poblaciones de vertebrados de más de 2.500 especies ha disminuido un 30% entre 1970 y 2007. La Huella Ecológica global, que mide la demanda de la humanidad sobre los recursos naturales, ha aumentado más del doble entre 1961 y 2007. Por si lo anterior fuera poco, el consumo mundial de recursos ha superado la capacidad regenerativa de la Tierra hasta un punto en el que se necesita un año y medio sólo para regenerar los recursos utilizados en 2007. En otras palabras, la población mundial utilizó el equivalente a los recursos de un planeta y medio en el citado año para sostener sus actividades.

El país con mayor huella ecológica son los Emiratos Árabes Unidos, seguido por Qatar, Dinamarca, Bélgica y Estados Unidos. La huella del carbono ha aumentado once veces desde 1961. En cuanto a la Huella Hídrica o demanda de recursos hídricos es la India el país que más consume, seguido de China, Estados Unidos, Brasil e Indonesia. Lógicamente son los países más ricos los menos respetuosos con el medio ambiente. Los países con mayores ingresos tienen una huella ecológica tres veces mayor que los países de ingresos medios y cinco veces mayor que los de bajos ingresos.

Para WWF/Adena hay dos retos prioritarios: la energía y la alimentación. En primer lugar, hay que disminuir al máximo la huella del carbono hasta conseguir un planeta 95% renovable. Y, en segundo lugar, hay que tratar de disminuir el consumo de carne y productos lácteos. Si la humanidad redujera el consumo de estos productos tan sólo en un 9%, se conseguiría una reducción de la Huella del 35%.