Yoda, el bebé cerdito que escapó del matadero
Darse a la fuga significó una gran diferencia para aquel lechón de apenas un mes. Contra todo pronóstico, el animalito no sólo logró dar esquinazo a un negro e inminente destino, sino que además tuvo la suerte de caer en las mejores manos. Ahora recibe cariño en un santuario para animales, donde lo quieren a rabiar.

Ya a las pocas semanas de nacer, aún siendo un animal lleno de vida, Yoda no tenía futuro, ni por supuesto nombre. Aquel encantador cerdito era uno más de los muchos cerdos que el pasado miércoles se dirigían al matadero, subidos a un camión que rodaba por una carretera cercana a la ciudad canadiense de Brossard.

Un cerdito con estrella

La suerte estaba de su lado. Un pequeño agujero en el remolque le permitió escapar de aquel lugar, o quizás cayera de allí, simplemente. Fuera como fuera, lo cierto es que la policía local acudió al aviso de unos conductores que vieron en ruta cómo el lechón se salía del camión.

Fue entonces cuando encontraron al cerdito deambulando por la carretera y lo trasladaron a un refugio de animales. Ese sólo fue su primer golpe de suerte, porque una vez llegó allí su historia se convirtió en viral y tocó el corazón de millones de internautas, entre los que se encontraba Brenda Bronfman, directora del Wishing Well Sanctuary en Bradford, Ontario.

Yoda, el bebé cerdito que escapó del matadero
Brenda lo adoptó, le puso el divertido nombre de Yoda -por su aspecto, le va como anillo al dedo- e incluso le compró un suéter para que no pasara frío. Allí, en su nuevo hogar, pasara el resto de su vida teniendo la dolce vita que merece, entre otros animales de granja que han tenido la misma suerte que él. Sin duda, toda una lección de humanidad y compasión que debería hacernos replantear muchas cosas. ¿No creéis?