Zoos de los horrores: 5 casos de crueldad animal
Que los zoos no son hermanitas de la caridad con los animales es cosa sabida. Por un lado, la falta de libertad va con el mismo concepto de zoológico, por lo que solucionarla significaría cerrarlos.

No sería mala idea, y no solo por liberar a los animales, aunque fuese viviendo en reservas naturales más afines a su naturaleza, sino también porque se pondría punto y final a las indignantes políticas de eutanasia que aplican muchos de ellos, propias de una granja. O, si se quiere, de un control poblacional similar al que se emplea para justificar la caza.

Si la granja es la antesala del matadero y el coto de caza sinónimo de disparos letales, también son numerosos los zoos no tienen el menor respeto por la vida de los animales. En este post hemos seleccionado cinco casos sonados de eutanasia que atiende a criterios de negocio puro y duro.

Son solo una muestra de cómo las gasta la dirección de estos tristes espacios, en los que vivir y morir viene a ser una misma cosa. Únicamente el peligro de extinción los detiene, entre otras cosas porque las leyes lo impiden y suelen ser animales que generan mucho dinero.

Si a ello añadimos que los niños son su principal público, la eutanasia gratuita y en ocasiones delante de los pequeños, como un espectáculo pretendidamente educativo, cobra unos tintes que asustan.

La pregunta es: ¿Qué valores se les transmiten a los niños? ¿Y a los adultos, a la sociedad? Cualquier cosa menos el respeto y amor hacia los animales, qué duda cabe.

Marius, una jirafa sana de 18 meses

El caso de Marius fue uno de los más sonados. La ola de indignación que suscitó en medio mundo no pudo impedir que su hogar, el zoo de Copenhage, acabara convirtiéndose en un patíbulo para esta jirafa de 18 meses, completamente sana.

Zoos de los horrores: 5 casos de crueldad animal
Se la sacrificó de un disparo delante de niños y adultos para evitar la consanguinidad entre jirafas, lo que le impedía formar parte del programa de cría para evitar la consanguinidad. El zoo se negó a aceptar las ofertas de otros centros para acoger a Marius.

Sus genes la condenaron o, mejor, lo hizo el modelo de negocio del zoológico. Posteriormente, se la descuartizó en público y su cuerpo se echó a los leones. El mismo zoo no tardaría en hacer lo propio con algunos de ellos, como explicamos a continuación.

Matar leones en favor de un nuevo linaje

De nuevo fue el zoo de Copenhague el que provocó una tremenda indignación internacional. Ahora les tóco el turno a ellos. Solo un mes después, en marzo del 2014, se les puso una inyección letal a un macho de 16 años, una hembra y sus dos cachorros.

Zoos de los horrores: 5 casos de crueldad animal
¿El motivo? Estaba en camino una nueva manada y había que hacer espacio para otros leones. Los responsables del zoo aseguraron que los nuevos iban a matar a los antiguos, a los que consideraban incapaces de defenderse, y querían evitar enfrentamientos. Buenos samaritanos ellos, argumentaron que les evitaron una muerte cruenta.

Sus explicaciones, lógicamente, no convencieron a amantes de los animales de todo el mundo. Y la historia volvió a repetirse, con disección pública incluida.

Demasiados leones…

Esta vez ocurrió en Dinamarca, en el zoo de Odense. El espectáculo se organizó en plenas vacaciones escolares. No es un evento especial. En ocasiones, los niños daneses hacen excursiones escolares a los mataderos para ver a los cerdos dirigirse a una muerte inminente.

Zoos de los horrores: 5 casos de crueldad animal
La disección se celebró el pasado mes de octubre, y la “fiesta” corrió a cargo de un cachorro de león de apenas 9 meses, totalmente sano. Había sido eutanasiado meses antes y esperaba en neveras refrigeradoras.

¿Por qué matarlo? El zoo tenía demasiados leones y no había encontrado ningún lugar de acogida para este león. De nuevo, se pretendía evitar la consanguinidad. No era la primera vez que el zoo mata y diseca un león.

La portavoz de la asociación Humane Society International, Wendy Higgins, acusó al zoo de mostrar un “espectáculo macabro”. Para la asociación el problema de fondo es, no solo la exisencia misma de zoos, sino de una crianza masiva y descontrolada de animales.

Zoos de los horrores: 5 casos de crueldad animal
La muerte de animales viejos también es moneda común en los zoos. No solo se trata de evitar su sufrimiento en el caso de enfermedades. Si se considera que han perdido facultades, es decir, si dejan de ofrecer una bonita imagen, les espera la muerte.

Sacrifican a una manada de lobos

El zoo sueco Skaanes Dujrpark decidió sacrificar a una manada entera para evitar que escaparan de la jaula, como habían hecho algunos de ellos.

Zoos de los horrores: 5 casos de crueldad animal
Es decir, como acto preventivo para que no escaparan todos, pues uno de los fugados era una hembra alfa, decidieron cargárselos. Fueron sus propios cuidadores quienes los abatieron. Un suceso que, como era de esperar, también indignó.

El zoo de la muerte

Conocido como el zoo de la muerte o de los horrores, el zoológico de Surabaya, en Indonesia, es una auténtica pesadilla para los animales. Desde hace unos años, el zoo es noticia habitual por sucesos que organizaciones internacionales y expertos atribuyen a graves negligencias. Alrededor de 400 animales han muerto ya en condiciones sospechosas y lamentables.

Un león ahorcado, una jirafa a la que encuentran más de 20 kilos de plástico en su estómago, una tortuga que murió por idéntico motivo y un rosario de muertes truculentas que cada cierto tiempo copan los titulares. Otras muchas, sin dejar de ser igualmente dramáticas, ni siquiera llegan a ser noticia.