A los primates no les gusta el ecoturismo