Abetos y pinos absorben más gases de efecto invernadero