Aceite y medicamentos, los residuos que menos se reciclan