Adiós, glaciar del Aneto…