Al actual ritmo de deforestación, los árboles desaparecerán en 300 años
Antes de dar cifras, diremos que el planeta tiene más árboles de lo que se pensaba, pero muchos menos de los que debiera. Sus tres billones de árboles actuales debieran ser prácticamente el doble si la deforestación no hubiera hecho de las suyas, según concluye un estudio internacional, el más preciso hasta la fecha.

Aunque este nuevo cálculo multiplica por ocho su número, su tala masiva ha resultado dramática, y la deforestación no cesa, pues cada año se pierden 15.000 millones árboles, nos advierten los autores del mismo estudio, liderado por la Universidad de Yale.

La humanidad ha destruido la mitad

La pérdida neta, resultante de considerar también la reforestación, arroja unas cifras algo menores, de unos 10.000 millones de árboles menos anualmente, pero no por ello son consoladoras.

Desde el inicio de la civilización humana, la masa arbórea se ha reducido hasta prácticamente la mitad. En concreto, el estudio estima que lo ha hecho en tono al 46 por ciento.

Una disminución alarmante

Las regiones tropicales son las más castigadas actualmente, si bien la superficie forestal es mucho mayor de lo que se pensaba, pues hasta ahora se creía que el planeta contaba con alrededor de 400.000 millones de árboles.

Sin embargo, al ritmo actual de deforestación, su pérdida será irremplazable. Actualmente, hay de media unos 422 árboles por cada ser humano, pero la proporción disminuirá drásticamente conforme vaya pasando el tiempo, vaya aumentando la población mundial y disminuyendo la masa arbórea.

Al actual ritmo de deforestación, los árboles desaparecerán en 300 años
Las previsiones son traumáticas. De acuerdo con los datos aportados por el nuevo recuento, publicado en la revista Nature, en unos 300 años no quedará un solo árbol. Y no solo se trata de eso, sino de la catástrofe ambiental aparejada a ello que se producirá conforme vayan mermando…

Esta nueva estimación, para la que se han empleado imágenes de satélite, datos forestales y tecnologías de Big Data, ayudará a entender el funcionamiento del planeta. Permitirá estudiar mejor los ciclos del carbono o el ciclo hidrológico, la distribución de las especies animales y vegetales y el impacto ambiental del ser humano con respecto a todos ellos, incluyendo su responsabilidad en el avance del cambio climático.