Al actual ritmo de deforestación, los árboles desaparecerán en 300 años