Al Gore asegura que la economía se encamina a una “burbuja del carbono”