Almacenar el dióxido de carbono bajo tierra