Amenazado el único arrefice de Baja California Sur