Animales salvajes liberados siembran el pánico en EE UU