Antibiosis: definición y ejemplos

Antibiosis: definición y ejemplos

En la naturaleza son muy comunes los fenómenos de competencia interespecífica (entre organismos de diferentes especies), ya que todos y cada uno de los organismos tratan de sobrevivir y tener el menor número de rivales biológicos posibles. Uno de los efectos más destacados dentro de dichas relaciones de competencia biológica es la antibiosis. Los antibióticos, que están directamente relacionados con el mundo de la antibiosis, aparecen como intermediarios entre la posición de los organismos patógenos que tratan de acabar con sus competidores y dichos organismos que se ven perjudicados dentro de la competición biológica. Estas y otras muchas funciones se relacionan con la importancia y efectividad de los antibióticos, los cuales se usan día a día con finalidades terapéuticas para combatir enfermedades en humanos, animales y plantas.

Continúa leyendo este artículo de EcologíaVerde y aprenderás con más detalle todo sobre la antibiosis, su definición y ejemplos.

Qué es antibiosis: definición

El término antibiosis se emplea para definir a toda aquella interacción que se da entre dos organismos de diferente especie, en la cual, uno de ellos resulta dañino y perjudicial para el otro, ya que produce una sustancia que resulta nociva para la otra especie. Se trata, por tanto, de una interacción biológica en la que no existe la posibilidad de supervivencia al mismo tiempo de unos determinados organismos en las inmediaciones de otros. El efecto dañino de toda antibiosis se debe a la acción de una sustancia química nociva producida por el organismo que quiere acabar con su competencia. Dicha sustancia recibe el nombre de antibiótico.

En el próximo apartado veremos con más detalle diferentes ejemplos de antibiosis que se dan en la naturaleza, así como algunos de los antibióticos más comunes y llamativos.

Antibiosis: ejemplos

Tanto en la naturaleza como en los laboratorios, diversos procesos de antibiosis conllevan a la generación de nuevos y complejos antibióticos. Estas sustancias son capaces de paralizar el desarrollo o bien, causar la muerte a aquellos microorganismos que resultan potencialmente patógenos, contando con acción bacteriostática o bactericida, respectivamente.

Vemos a continuación algunos de los ejemplos de antibiosis entre organismos de diferentes grupos y especies, tanto entre animales y plantas superiores, como microorganismos:

  • El hongo Penicillium segrega una sustancia nociva que impide la vida de otros microorganismos de su alrededor.
  • Numerosos y diversos insectos y plantas hospedadoras de las que se alimentan estos.
  • Bacterias como Erwinia amylovora al atacar árboles de peras (género Pyrus) y manzanas (Malus domestica)
  • Relación entre los seres humanos, animales de ganado y aves de corral con diferentes agentes patógenos causantes de enfermedades, como las bacterias de los géneros Bacillus, Streptomyces y Pseudomonas, así como diversos tipos de hongos: Candida oleophila, géneros Gliocaldium y Tricoderma, Myrothecium verrucaria y Ampelomyces quisqualis.

Como ya hemos mencionado, los antibióticos están muy presentes en la naturaleza y no solo en los laboratorios que producen medicinas. En este otro artículo de EcologíaVerde puedes conocer Cuáles son los mejores antibióticos naturales.

Qué es la resistencia a la antibiosis

Gracias a la "memoria" de los diferentes anticuerpos que constituyen el sistema inmune de los organismos, estos son capaces de reconocer con eficacia la presencia de bacterias y patógenos que hayan infectado previamente el propio organismo del animal o planta afectada; generando así, a lo largo del tiempo, una resistencia al antibiótico usado por el patógeno competidor.

De esta forma, tanto los seres humanos como el resto de animales y aquellas plantas que se ven afectadas por los antibióticos de insectos y otras plantas, hemos desarrollado diversas resistencias a las sustancias químicas nocivas que servían para matar a las bacterias patógenas.

Por ello, el mundo de la antibiosis y los antibióticos se "reinventa" constantemente, como si de una maratón de resistencias se tratara, retándose patógenos y resistencias. Resulta realmente sorprendente cómo estas reacciones se van sucediendo en los organismos de animales y plantas de forma casi intuitiva, adaptándose a las nuevas condiciones y riesgos de patogenicidad y enfermedades para lograr sobrevivir.

Aprende más sobre la antibiosis y otras Relaciones interespecíficas, sus tipos y ejemplos con este otro artículo de EcologíaVerde.

Si deseas leer más artículos parecidos a Antibiosis: definición y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Biodiversidad.

Bibliografía
  • Harold, C. (1992) The crisis in Antibiotic Resistance. Science, Volume 257, pages 1064-1073.
  • Davies, J. & Davies, D. (2010) Origins and Evolution of Antibiotic Resistance. American Society for Microbiology (ASM) Journal.
  • Delgado, R. et al., (2014) La antibiosis, genesis y componente de los probioticos; dos conceptos imperecederos. Gale OneFile: Informe Académico, Revista de Producción Animal. Volumen 26 (3)
  • Cantón, R. (2002) Lectura interpretada del antibiograma: ¿ejercicio intelectual o necesidad clínica? Revista ELSEVIER: Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. Volumen 20 (4), pp: 176-186.
  • Levy, S. B. (1998) The Challenge of Antibiotic Resistance. Scientific American, Volume 278 (3), pages 46-53.