Apple construirá granjas solares en China
Apple sigue con su política verde. Ser uno de los mayores contaminantes tecnológicos del mundo o estar detrás del nefasto Monsanto no le impide demostrar su vocación ecológica por todo lo alto. ¿Una contradicción o una manera de compensar su desaguisado?

Sea como fuere, lo cierto es que sus informes de responsabilidad ambiental son de los que dejan boquiabierto y, sin dejar de criticar su lado oscuro, reconocerlo también es obligado.

Apuesta por las energías renovables

Su filosofía eco-amigable se centra en tres pilares: reducir su impacto en el cambio climático, conservar los recursos naturales y ser pioneros en utilizar materiales ecológicos en sus productos y procesos.

Suena a música celestial, pero tengamos en cuenta que se trata de un objetivo, una meta que tiene más de “desideratum” que de realidad. Aunque sus proyectos ecológicos hacen que las cosas vayan cambiando de forma cualitativa.

Tal y como afirman en el informe del 2015, han hecho “un progreso significativo a través de proyectos que se centran en la energía renovable y la conservación de los bosques “. Su último avance en este sentido ha sido una inversión

Curiosamente, según su último balance de cuentas trimestral, sus ganancias baten records, con un aumento que en buena parte se debe a su penetración en el mercado chino.

Es decir, más ventas, más contaminación. Y, en el otro lado de la moneda, donde sí crece la hierba, una noticia verde que podría compensar ese amor loco de los chinos por el iPhone.

Apple construirá granjas solares en China
Construir centrales de energía solar en China es uno de sus próximos grandes proyectos. Según la compañía, construirá proyectos con capacidad para 200 megavatios en distintas regiones del país.

A su vez, animan a sus proveedores con fabricación propia a apostar por las energías renovables. Por lo pronto, el proveedor de iPhones Foxconn, ha hecho públicos sus planes verdes para 2018. Si todo sale según lo previsto construirá centrales solares en la provincia de Henan con una capacidad de 400 megavatios. O, lo que es lo mismo, generará la misma energía que su factoría de Zhengzhou consume para la producción del iPhone.