Aprovechar la frenada de los trenes para recargar coches