Arenas de petróleo, más contaminantes que los pozos de extracción