Así afectará el cambio climático a la Antártida
No es ninguna novedad afirmar que el cambio climático afecta a los polos de un modo preocupante. En el caso de la Antártida, un continente que se encuentra en el hemisferio sur, la situación va más allá del tan temido deshielo, cuya aceleración ha pronosticado la ciencia desde hace tiempo.

Más allá de pronosticar la evolución de su capa de hielo, cuyo derretimiento por el calentamiento global tiene en vilo al mundo, se producirán cambios que la ciencia está intentando prever. Por otro lado, muchos de ellos ya han comenzado.

¿Pero, la Antártida sufre el calentamiento global?

Desde el inicio del post, quizá estés preguntándote por qué se cree que el océano Antártico no sufre el calentamiento global con tanta fuerza como lo hace el resto del planeta. Sus aguas, en efecto, parecían no sobrecalentarse a consecuencia del calentamiento global, si bien un nuevo estudio ha encontrado una explicación a ello.

De acuerdo con el trabajo, publicado en Nature Geoscience y realizado por el Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) y la Universidad de Washington, las corrientes oceánicas explican este fenómeno. En concreto, elevan a la superficie las masas de agua inferiores de forma constante, con lo que la mantienen lejos de la superficie.

Así afectará el cambio climático a la Antártida
Pero conocer mejor la dinámica del cambio climático no significa que la Antártida no esté igualmente expuesta a sufrir sus efectos. Su situación es realmente complicada, como vamos a ver a continuación.

Una Antártida verde

Aunque incipiente, el reverdecimiento de la Antártida es ya un hecho que no ha pasado inadvertido para la ciencia. Un reciente estudio de la Universidad de Cambridge en colaboración con British Antarctic Survey concluye que la vida vegetal existe en el 0,3 por ciento de la región, si bien es posible pronosticar que el continente seguirá reverdeciendo.

¿Adiós al ecosistema antártico?

Si las temperaturas medias suben, el ecosistema antártico dejará de tener una de sus principales características, como es el frío. Esas temperaturas bajo cero que necesitan las especies locales.

Por lo tanto, por un lado se espera una explosión de verde, y por lo tanto, de vida, ya que las condiciones ambientales variarán, favoreciendo a nuevas especies. Por otra parte, conforme se vaya retirando el hielo, esas especies endémicas (no se encuentran en ninguna otra parte del mundo) acabarán desapareciendo: Pingüinos Adelaida o Emperador, Foca cangrejera o de Ross, Leopardos marinos etc.

Así afectará el cambio climático a la Antártida
Actualmente, solo está comenzando dicha transformación. Son todavía muy pequeñas las áreas en las que crece el verde en forma de musgo, hongos o algas, además de microscópicos rotíferos o pequeñas criaturas como los osos de agua, ejemplos de micro fauna.

Cada vez menos hielo, y más verde

Conforme se retira el hielo, en efecto, se abre paso la vida. El tiempo que tarde el deshielo en producirse, lógicamente, dependerá del avance del cambio climático.

Según un estudio, de continuar con los actuales niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, para finales de siglo el verde ocupará alrededor de 17.600 kilómetros cuadrados, una cifra que supone el aumento del 25 por ciento con respecto al área habitable actualmente.

Así afectará el cambio climático a la Antártida
En porcentajes, ésta representa apenas un 0,5 por ciento de los 14 millones de kilómetros cuadrados que ocupa la Antártida (casi 30 veces el tamaño de España), pero el mero hecho de hallarse este cambio significa mucho por sus consecuencias a medio y largo plazo.

Una evolución que será en detrimento del hielo y de su ecosistema, único en el mundo, dejando paso a una paralela expansión de la vida que se producirá conforme desaparezca el hielo, un deshielo que se producirá en mayor o menor medida.

Tal es la conclusión a la que ha llegado este trabajo, publicado en Nature (goo.gl/iTeZPb), en el que han participado investigadores de la Australian Antarctic Division y de distintas universidades, como la Universidad de Queensland.

“Un incremento de 17.000 Km2 supone un aumento del 25 por ciento respecto del total habitable hoy, lo cual supondrá mucho más hábitat disponible para las diferentes especies”, explica Jasmine Lee, líder del estudio.

Aunque no se han podido pronosticar detalles sobre el impacto que tendrá sobre la biodiversidad, la experta adelanta que, sin duda, “habrá ganadores y perdedores”. Es decir, algunas especies se expandirán, al salir reforzadas, mientras otras quedarán mermadas o simplemente se verán abocadas a la extinción.

Un deshielo sin vuelta atrás

La Agencia Espacial Europea (ESA) dio la voz de alarma hace más de un año sobre la gran vulnerabilidad del dique de seguridad que rodea la región antártica. Es decir, las barreras de hielo que la rodean están desapareciendo, y de seguir haciéndolo el aumento del nivel del mar no tendrá marcha atrás.

Así afectará el cambio climático a la Antártida
El hecho de que el cambio climático siga avanzando se suma a la progresiva desaparición de este dique de seguridad, por lo que no hará su función. Al no poder hacerla, no podrá evitar que el hielo de desplace hacia el mar y aumente su nivel, causando grandes problemas en todo el mundo, concluye una investigación publicada en Nature Climate Change.

Como es bien sabido, el deshielo masivo supondría graves consecuencias a muy distintos niveles, tanto ambientales como sociales. Entre otras, la desaparición de franjas costeras en buena parte del mundo, además del hundimiento de islas. A ello habría que añadir la masiva aparición de refugiados climáticos, que también se originarían como resultado de los eventos extremos provocados por el avance del cambio climático. Sin ánimo de ser alarmistas, se trata de un panorama de auténtica pesadilla, que todavía podemos evitar.