Atacan y luego matan a un león por no tener tranquilizantes
La historia es triste e indignante. Una vida cercenada sin necesidad. La cruda realidad acabó echándosele encima a la realeza de la selva. Y es que ser el rey de la selva le sirvió de bien poco frente a un par de despropósitos que acabaron provocando el fatal desenlace.

El pobre rey león acabó matado a tiros, cuando conocer los detalles de la historia hace pensar que muy probablemente Mohawk no hubiera representado el peligro que dijeron los guardabosques que se lo cargaron.

Un grupo de hombres le atacaron

Muy al contrario, el ser humano fue el peligro para él, y por doble partida. Primero, por acorrarlarle y echarle piedras un grupo de hombres que fueron a su encuentro, y luego por la reacción de los guardabosques, que acabaron haciendo pagar al león por su propia negligencia.

¿Resultado? El león, autizado con el nombre de Mohawk, cayó abatido a tiros tras sufrir los disparos de unos guardabosques en el Parque Nacional de Nairobi, en Kenia, cerca de una zona residencial. ¿Su delito? Presuntamente, había atacado a un hombre (en las circunstancias expuestas arriba), y mientras acudía una patrulla con los sedantes, la respuesta de los guardas que primero acudieron en su auxilio fue acabar con el animal.

Un final que podría haberse evitado

¿El problema? No se trata de que lo hayan matado ante el riesgo de un posible ataque (por otro lado muy discutible), sino de no proceder según el protocolo.

El problema lo resume la siguiente pregunta: ¿Dónde estaba la pistola tranquilizante? O, si se quiere: ¿Por qué no se utilizaron los dardos tranquilizantes en lugar de las balas? Porque, sencillamente, no las tenían cuando era su deber hacerlo.

Atacan y luego matan a un león por no tener tranquilizantes
De haber hecho bien su trabajo, el león hubiera recibido la correspondiente dosis de sedante, y la noticia sencillamente no hubiera existido. Sin embargo, en solo unos minutos el león recibió un primer ataque con piedras y otro con armas por parte de esa especie de primate de la familia de los homínidos, que gusta autodenominarse la especie “inteligente”. Y la pregunta es inevitable: ¿Quién era el peligro para quién, en realidad, el ser humano o el león?

De hecho, no es la primera vez que los leones andan sueltos en zonas residenciales tras escapar del Parque Nacional de Nairobi, y la manera de actuar es dormirlos y devolverlos al parque. En este caso, Mohawk andaba vagando tras haberse llevado la peor parte en un enfrentamiento territorial con otro león. Lo que no imaginaba es que lo peor estaba por llegar…