Aumenta el comercio mundial con pieles de pitón
Un estudio ha hallado que cerca de medio millón de pieles de pitón se exportan cada año desde el sudeste de Asia. Los principales importadores son las empresas de moda de Europa y la industria del cuero. El estudio analiza, así mismo, la legalidad, ilegalidad o alegalidad de este tipo de comercio, el bienestar animal y el impacto de este negocio en la conservación de las poblaciones de serpiente pitón.

El informe ha sido publicado por el International Trade Centre (ITC), en colaboración con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y TRAFFIC, un programa conjunto de la UICN y la organización WWF. Seǵun el informe, el comercio mundial con pieles de pitón genera unos ingresos de 1.000 millones de dólares al año.

El comercio y la caza ilegales pueden poner en riesgo la supervivencia de las diferentes especies de pitón, asegura Alexander Kasterine, director de Comercio y Medio Ambiente del ITC. Las industrias de la moda y el cuero son quienes más deberían apoyar para resolver la situación, sobre todo, para que la oferta de los países en vías de desarrollo sea legal y sostenible.

Indonesia, Malasia y Vietnam son los países con un mayor flujo de exportación de pieles de pitón. Sobre todo, su mercado son los países de la Unión Europea, en especial, Italia, Alemania y Francia. Alrededor del 70% de todas las pieles de pitón son reexportadas desde Singapur. Muchos comerciantes no revelan la procedencia de las pieles, que pueden ser de origen ilegal.

Falta de transparencia

Una gran proporción de las pieles con las que se comercia tienen un origen ilegal, pues proviene de animales salvajes que, además, sobrepasan las cuotas acordadas. También se usan permisos falsos para blanquear la piel, asegura Tomás Waller, de la UICN. Los beneficios son muy altos, lo que incentiva el comercio ilegal con pieles de pitón.

Más del 20% de las exportaciones de pieles de pitón que salen de Asia sudoriental (Vietnam, Laos) se declaran como procedente de criaderos en cautividad, pero el informe sostiene que esos datos no son fiables. El informe recomienda que la industria de la moda comience a usar algún sistema que certifique que las pieles que compran son legales y sostenibles.

Hay otros problemas, como el gran número de pitones salvajes que son sacrificadas antes de que lleguen a la etapa reproductiva, lo que perjudica gravemente a la supervivencia de la especie.